Revista Èvoque

Mucho se ha hablado estas últimas semanas de la situación futura de las becas Erasmus, becas que corren peligro en reducción de plazas pero que sin embargo aumentan más que proporcionalmente en lo que a requisitos se refiere; pero como este blog trata de turismo y no de política, vamos a centrarnos en uno de los aspectos más interesantes y que sin embargo no está tan presente en la toma de decisiones por parte de los becados, la existencia de lavandería para residencia que formará parte durante su estancia en el extranjero.

Es normal que los jóvenes en primera instancia cuando reciben la alegre noticia de que son chicos Erasmus, su primer pensamiento se destine hacia la ciudad de destino, y es ésta la encargada de embaucar los pensamientos del estudiante, la secuencia por tanto, es elegir ciudad y ya vendrá todo lo demás, no importa la economía, no importa sus gentes, no importa lavandería para residencia, no importa que carrera se estudie…

Cuando todo lo demás se va acercando una vez elegida la ciudad, es la economía la que salta a la palestra, además de una ciudad hermosa y conocida, cuánto me va a costar estar allí y cuánto ahorro de la beca son las dos preguntas que llegan a continuación, como podemos ver, la pirámide de necesidades que nos planteó Maslow en su día, en el caso de los Erasmus, se desarrolla inversamente a tal y como la plantea el psicólogo americano, dejando las necesidades fisiológicas y de alimentación para el final, de ahí que temas como lavandería para residencia no se planteen hasta el final.

Llegado el momento en el que se plantean temas como vivienda y alimentación, la lavandería para residencia forma una de las claves de decisión, hablamos de residencia ya que plantea la mayor comodidad para el usuario, un joven estudiante cuyas metas de Erasmus se basan en estudiar, conocer mundo y divertirse, no debe perder tiempo en limpieza ni alimentación, de ahí que para su mayor comodidad y ahorro de tiempo, elija una vivienda con comedor y lavandería para residencia.

Desde nuestro punto de vista, recomendamos a la hora de elegir destino para viajar de Erasmus seguir una secuencia contraria a la que hemos desarrollado en este texto buscar un buen lugar para comer y lavandería para residencia, aunque debemos puntualizar que la clave puntual siempre es la ciudad, partiendo de ahí, debemos desarrollar las condiciones de vida y luego a disfrutar de la vida Erasmus, siempre aprovechando los estudios y aprendizaje que nos ofrecen nuestros países vecinos.

lavanderia residencia erasmus

Revista Èvoque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.